Cosas que nunca le debes pedir a una mujer latina

0
629
\

Las mujeres de por si son un género que aunque parezca débil ha demostrado en el pasar de los años todo lo contrario. Las mujeres de la actualidad y sobre todo aquellas que son de origen latino se han caracterizado por ser valientes, luchadoras y poco convencionales, lo que las ha llevado a darse a conocer en muchos países del mundo y además ser valoradas por su entusiasmo y energía de superación. Sin embargo a pesar de tener aspectos positivos que la definen, también poseen un temperamento recio que se hace notar si se les dice o hace algo que nos les guste.
Por esto y más razones hoy te traemos en 5 cosas que nunca le debes pedir a una mujer latina
¡Comienza con la dieta y el ejercicio! aquel que se atreva a tan solo mencionarle esta pequeña frase puede verse perjudicado. Las mujeres latinas reconocen sus curvaturas, y cada una de sus cualidades físicas, sin embargo ellas son quienes tienen el derecho de juzgar su anatomía pero que venga otra persona a decírselo puede generar serios conflictos.
¡Deberías ser modelo de tallas grandes! Aunque no es un secreto para nadie que las latinas tienen un cuerpo voluptuoso y la mayoría de las veces una bella cara, el decirles la palabra Talla Grande puede originar problemas, porque esta frase todavía le cae mal a algunas mujeres que reconocen que tiene unos kilitos de más, pero no que pertenecen al nivel de tallas grandes.
¡Mejora ese carácter muchacha! aunque parezca un consejo útil el decirles que tienen un mal carácter y que debe mejorarlo, tiende a caerle un poco pesado a las mujeres latinas. Aunque saben que tienen un genio bastante fuerte, el decirles esto las puede hacer enfadar aun más. Utiliza palabra distintas  y en vez de hacerlo como una crítica conviértelo en un consejo.
No le pidas que haga algo mejor de lo que lo está haciendo. Para ella la forma en que está llevando sus actividades es la más adecuada y eficiente, así no le pidas que lo haga mejor, porque lo primero que hará es soltar lo que tenga en sus manos y te levantara para que lo termines de hacer tu. Ante esto, es preferible dejar que culmine sus actividades y luego de eso puedes arreglar o mejorar sin mencionarle nada al respecto.

No le pidas que siga tus instrucciones: al derecho o al revés las mujeres terminan de hacer lo que les corresponde sin importar como lo lograron. Para ellas  no es tan importante el medio sino el resultado que se ha alcanzado. Lo que quiere decir es que las latinas se sienten lo suficientemente autónomas y libres para tomar sus propias decisiones y además de ello llevar a cabo cualquier acción a su manera. Acompáñala, guíala, pero jamás le ordenes que hacer.

No hay comentarios

Dejar una respuesta