La migración y la dinámica familiar, el reto del inmigrante.

0
1192
La migración y la dinámica familiar, el reto del inmigrante.
La migración y la dinámica familiar, el reto del inmigrante.
\

Tomar la decisión de dejar el país de origen y emprender un viaje hacia una nueva vida con la esperanza de encontrar algo mejor es un acto de valor.

Psicologa y Coach ICC Patricia Zapata Pavez
Psicologa y Coach ICC Patricia Zapata Pavez

Existen algunas características comunes en el perfil de la persona que migra hacia otro país como, valentía, seguridad,  curiosidad, aventura,  fortaleza, inquietud, flexibilidad, independencia emocional, necesidad de cambio,  crecimiento y desapego. En el caso que nos compete hoy, encontramos cifras reveladoras que muestran que en los últimos 50 años, la población total de Estados Unidos ha tenido un crecimiento de 193 millones a 324 millones, de los cuales nuevos inmigrantes y sus descendientes representan el 55 %, es decir, 72 millones, de este crecimiento. Según el centro de investigaciones Pew , para el 2065, habrá 441 millones de personas viviendo en este país de las cuales el 88% será atribuido a los futuros inmigrantes y su descendencia.

Con cifras como estas, los que ya hemos llegado y somos parte de el censo actual y los que están por llegar, que ya están proyectados al 2065,  sea bajo el perfil que le corresponda, debemos pensar en la salud integral de nuestro núcleo familiar. Para ello hemos conversado con Patricia Zapata Pavez, Psicóloga y Coach ICC, en la ciudad de Miami.

Psicologa y Coach ICC Patricia Zapata Pavez
Psicologa y Coach ICC Patricia Zapata Pavez

RC:  Patricia ¿ cómo afecta a la dinámica familiar el mudarse de país?

PZ: Primero vamos a definir la dinámica familiar como la manera en que los roles de la familia están determinados y estructurados. De ello depende la actuación de los miembros de la familia ante en el cambio . Lo primero que debemos ver  es la razón que tiene la familia para emigrar porque de allí se  puede marcar el cambio en esa dinámica, es decir, es distinto que una familia emigre por razones sociales , políticas o económicas, por desafío, por estudios o negocios. Lo segundo que debemos analizar es la manera como se da el proceso, si la familia viaja unida, o primero los padres y después los hijos o viceversa y cuanto tiempo dura ese proceso ; y lo tercero, las características que tienen los padres, jefes de familia o pareja ante los cambios y la actitud ante el proceso de adaptarse a un nuevo país, la independencia emocional ante  lo que dejan, la autonomía y la confianza en ellos mismos y en sus propios recursos.

“Con el cambio vienen retos nuevos”, afirma nuestra entrevistada.

La dinámica se puede modificar de distintas maneras siendo la más común la usurpación de roles de los hijos ante la ausencia de uno de los padres. Son muchas las familias que viajan divididas y es allí donde los roles se cambian. Los padres tienen que estar muy atentos en el proceso de cambio donde se dan nuevas tareas a los hijos, más no se cambian los roles, y esto lo enfatizó claramente la Psicóloga, “papá y mamá siguen siendo los responsables del cambio y los hijos siguen siendo hijos”.

Es importante entender que con el cambio vienen retos nuevos y es aquí donde la comunicación directa y concreta  juega un papel importante. La sinceridad y honestidad son la clave del manejo de una nueva realidad. Las expectativas que traemos no siempre se cumplen y el hablarlo en familia es determinante para mantener el apoyo mutuo, la confianza y la unión.

“Nosotros somos los extraños”, dice Patricia Zapata.

RC: ¿Cómo manejar y adaptarse a los nuevos valores de la sociedad  a la  que llegamos, manteniendo los valores de nuestra cultura de origen y los valores  fundamentales?

PZ: Bueno, los extranjeros, los extraños somos nosotros, así como la película “Los Otros”. Pero hay un dicho antiguo que dice “donde fueres haz lo que vieres”. A mi parecer ser el otro no es negativo, todo lo contrario, habla de nuestra identidad y por ende de nuestros valores, en nuestro caso, como latinoamericanos. Existen los valores universales que conocemos y asumimos como propios y los valores de la nueva sociedad a la que llegamos, que la define y caracteriza. Quiero resaltar, Roxana, que no podemos partir del juicio porque perdemos amplitud y perspectiva; debemos mirar primero y preguntarnos si lo tomamos o no. Nosotros tenemos nuestra identidad como ser independiente y único dentro de la sociedad, y luchamos por mantenerla, sea en nuestros países de origen o aquí, por lo que debemos asumir, como parte del cambio, la inserción en la nueva sociedad con valores y costumbres diferentes, como la oportunidad para integrarnos, crecer, aprender, tolerar, flexibilizar el pensamiento, tener apertura y formar parte de la comunidad y la sociedad en general.

Afirma Patricia Zapata: “Los lazos familiares se fortalecen diariamente, es un trabajo constante.”

RC: En este proceso de cambio, ¿cómo fortalecemos los lazos familiares? ¿Tienes algunas recomendaciones ?

PZ: Roxana, es una tarea diaria que los padres o parejas debemos practicar constantemente para fortalecernos y consolidarnos como una familia. Yo entiendo que estamos muy ocupados en el proceso productivo y nos podemos distraer un poco, entonces hay que empezar por lo más simple y hermoso como el “ritual del agradecimiento” a todo lo que tenemos, a lo que somos, a nuestro origen y a la sociedad que nos acoge.  Agradecer quien soy  aquí y ahora y a mi país, de donde vengo. Sabemos que el pensamiento crea la realidad y en la medida en que nosotros focalicemos nuestra atención en lo que tenemos hoy es probable que lo hagamos florecer en nuestras vidas mañana. Otra recomendación es mirar con optimismo nuestras oportunidades . Tener una actitud positiva ante nuestro proceso de adaptación. Mantener una comunicación constante en nuestro núcleo familiar y no invasiva con la familia que quedó atrás. Nuestros hijos necesitan hablar con sus abuelos, tíos y primos, ellos son nuestras raíces y un árbol no crece sin raíz. Otro tip importante es buscar durante el día un momento para estar juntos, conversar, contarnos lo que ha sucedido durante el día, y para mi la cena, por ejemplo, es un buen momento para darnos apoyo, reforzar hábitos y valores.

Emigrar es un proyecto de vida que trae consigo nuevas responsabilidades y grandes expectativas. Empezar de nuevo en una sociedad extraña requiere de un gran esfuerzo y de gran valor. El camino hacia esa meta puede ser una  experiencia enriquecedora para fortalecer los lazos familiares.

Entrevistada:
Psicologa y Coach ICC Patricia Zapata Pavez

www.eresalma.com
www.facebook.com/eresalma

Por Roxana Castillo
Periodista

No hay comentarios

Dejar una respuesta