Rejuvenecimiento vaginal, lo nuevo en cirugía estética femenina

Cirugía Platica Vaginal

1
559
Antes y Después de la Cirugía Estética Vaginal
\

Cirugía Estética Vaginal, Antes y Después.

Al igual que cualquier otro músculo, el piso pélvico de la mujer suele perder elasticidad con el paso de los años y los partos. Es por ello que, cirujanos en todas partes del mundo practican lo que se conoce como vaginoplastia, una intervención que permite recuperar el tono y la elasticidad muscular de la vagina.

El prolapso vaginal puede venir acompañado de problemas como incontinencia urinaria, pero usualmente, una de las principales consecuencias es el impacto psicológico que puede tener en las mujeres, puesto que puede afectar tanto su vida sexual, como su equilibrio emocional.

Esta intervención quirúrgica busca recuperar la tonicidad muscular de la vagina, lo que ayuda a reducir su diámetro, sino que le aporta mayor tono, control y elasticidad al área, lo que tras el reposo adecuado, le permite a las mujeres recuperar el goce sexual que habían perdido.

Dentro del abanico de las operaciones estéticas de la vagina, también encontramos la labioplastia, una intervención, en la que las pacientes pueden disminuir o aumentar el tamaño de sus labios vaginales.

Otra de las cirugías comunes es la lipoplastia vaginal, en la que se sustrae la grasa del monte de venus.  Igualmente, sobre todo por causas religiosas, hay mujeres que se someten a la restitución del himen, lo que se conoce como himenoplastia.

Otro de los procedimientos aplicados comúnmente, es la perineoplastia que busca mejorar el aspecto de la vagina a través del fortalecimiento de los músculos perineales, lo que ayuda a que la mujer aumente la sensibilidad a la hora de las relaciones sexuales.

Cirujanos en Miami y en todo el mundo, suele recomendar estas cirugías a mujeres que han pasado por más de un parto y que han perdido la firmeza de esta zona. Esta intervención busca eliminar exceso de tejido y mucosa vaginal, así como el fortalecimiento de los músculos perineales, lo que en suma ayuda a recuperar la firmeza y estrechez de la vagina, así como mejorar su aspecto general.

La vaginoplastia o cualquiera de sus variantes, suelen tomar entre una o dos horas para practicarse, por lo que es una cirugía ambulatoria y, usualmente, solo requiere de anestisia local para practicarla.

Los cirujanos explican que los resultados finales de la operación, se observarán cuando las heridas cicatricen en transcurso de una o dos semanas.

Igualmente, por ser una cirugía con impacto leve, las pacientes suelen poder retomar su vida habitual en una semana aproximadamente, aunque las heridas de la zona intervenida suelen cicatrizar en una o dos semanas, tiempo que le toma al cuerpo reabsorver los puntos de sutura.

La recomendación médica, en general, suele incluir el evitar tener relaciones sexuales durante al menos cuatro semanas.

1 COMENTARIO

Comments are closed.