\

La apnea del sueño es un trastorno en donde la persona que lo padece hace una o más pausas en la respiración durante el periodo de sueño. Se ha demostrado que las pausas pueden durar poco segundos e incluso minutos. Al ser este un problema crónico vale la pena conocer un poco más acerca de él.
En un artículo escrito por Madeline Kennedy se describe que la apnea ocasiona despertares nocturnos y que según un estudio realizado en Canadá podría elevarse el riesgo de padecer lesiones en el trabajo. En más de 1200 personas que eran tratadas por esta condición en una clínica especializada de ensueño se descubrió que aquellos que lo padecían eran dos veces más propensos a padecer de lesiones relacionadas con el ámbito laboral, y eran tres veces más propensos a padecer lesiones relacionadas con la falta de atención al caerse, tropezarse e incluso quemarse, según lo publicado por autores en Thorax.
Una persona que padece de sueño apnea, tiene su sueño fragmentado, según el autor principal de Najib Ayas. . “Se despiertan y sienten cansancio durante el día; pensamos que eso explica el aumento del riesgo” argumentó este profesor de medicina de la Universidad de Columbia Británica, Vancouver.
La Asociación Estadounidense de Apnea del Sueño calcula que 22 millones de personas estadounidenses padecen el trastorno y que en la mayoría de los casos ya está sub diagnosticada. El equipo hizo pruebas con pacientes del  del Laboratorio del Hospital de Columbia Británica entre mayo del 2003 y julio del 2011 en donde más de 1.236 pacientes debían realizarse el examen, esto revelo que 994 personas padecían de este trastorno.
Los autores realizaron análisis con información de la empresa WorkSafeBC sobre, acerca de las lesiones laborales de ese grupo durante los 5 años anteriores, lo que revelo que un 9 % (11 personas) había tenido una lesión en ese tiempo. Aquellas personas que padecían de apnea era doblemente más propensas de padecer lesiones laborales en comparación con el otro grupo (10 % Vs 5%), al igual que eran tres veces más propensos a sufrir lesiones relacionadas con la falta de atención o vigilia, corriendo riesgos como: caerse, exponerse al calor, a la electricidad e incluso a chocar con el automóvil en caso de manejar.
Teniendo en cuenta factores como: el género, la grasa corporal, la edad, el tipo de trabajo e incluso el consumo de alcohol, los resultados se pueden ver afectados. Sin embargo aquellos que padecían de apnea seguían manteniendo un porcentaje de 76 % más de sufrir lesiones laborales.
La profesora de la Universidad de Uppsala en Suecia, y especialista en trastornos respiratorios Eva Lindberg, argumenta que si se realiza la comparación entre los que padecen de esta condición y aquellos que no, evidentemente revelaría resultados con más diferencias entre ambos equipos.
Por esta razón la profesora Lindbergh, que no participó en el estudio, está a favor que en las empresas incluyan pruebas a sus empleados relacionados con la apnea del sueño, más si son trabajos con mayores riesgos de lesiones.

No hay comentarios

Dejar una respuesta