Trayectoria de sufrimiento y de paz

0
2897

Rigoberta Menchú

Rigoberta Menchú
\

Rigoberta Menchú

Rigoberta Menchú Tum es una líder indígena guatemalteca, miembro del grupo Maya Quiché, defensora de los derechos humanos; embajadora de buena voluntad de la UNESCO y ganadora del Premio Nobel de la paz en el año 1992 y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional en1998.  Nació el 9 de enero de 1959, en  Uspantán, Guatemala. Su padres, Vicente Menchú y Juana Tum Kótoja.

Menchú creció rodeada de una numerosa familia campesina de la etnia indígena Maya-quiché. Su infancia y su juventud estuvieron marcadas por el sufrimiento de la pobreza, la discriminación racial y la violenta represión con la que las clases dominantes guatemaltecas trataban de contener las aspiraciones de justicia social del campesinado. Varios miembros de su familia, incluida su madre, fueron torturados y asesinados por los militares o por la policía paralela de los “escuadrones de la muerte”; su padre murió en 1980 con un grupo de campesinos que se encerraron en la embajada de España en un acto de protesta, cuando la policía incendió el local quemando vivos a los que estaban dentro.

Mientras sus hermanos optaban por unirse a la guerrilla, Rigoberta Menchú inició una campaña pacífica de denuncia del régimen guatemalteco y de la sistemática violación de los derechos humanos de que eran objeto los campesinos indígenas, sin otra ideología que el cristianismo revolucionario de la “teología de la liberación”; ella misma personificaba el sufrimiento de su pueblo con notable dignidad e inteligencia, añadiéndole la dimensión de denunciar la situación de la mujer indígena en Hispanoamérica. Para escapar a la represión, se exilió en México, donde publicó su autobiografía en 1983; recorrió el mundo con su mensaje y consiguió ser escuchada en las Naciones Unidas. En 1988 regresó a Guatemala, protegida por su prestigio internacional, para continuar denunciando las injusticias.

Se ha destacado por su liderazgo al frente de las luchas sociales en el ámbito nacional e internacional. El 12 de febrero de 2007, anunció que se postularía en las elecciones presidenciales de Guatemala del 2007, por la coalición de partidos WINAQ y Encuentro por Guatemala; quedó en quinto lugar con un 3,09 %. Pese a la derrota, el 7 de mayo de 2011 el partido indígena WINAQ junto a otros partidos la proclamó como candidata presidencial para las elecciones presidenciales del 11 de septiembre de 2011 en el Frente Amplio de Guatemala, quedando en sexto lugar.

En 1992 la labor de Rigoberta Menchú fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz, coincidiendo con la celebración oficial del quinto centenario del descubrimiento de América, a la que Rigoberta se había opuesto por ignorar las dimensiones trágicas que aquel hecho tuvo para los indios americanos. Su posición le permitió actuar como mediadora en el proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla iniciado en los años siguientes.

El Premio Nobel le fue otorgado en reconocimiento a su lucha por la justicia social y reconciliación etnocultural basado en el respeto a los derechos de los indígenas, coincidiendo con el quinto centenario de la llegada de Colón a América, y con la declaración de 1993 como Año Internacional de los Pueblos Indios. Con los recursos financieros que recibió de este galardón estableció la fundación Rigoberta Menchú Tum, con sede en Guatemala; una filial en México, bajo la figura jurídica de Institución de Asistencia Privada (IAP) y otra en Nueva York.

En su discurso, al momento de recibir el premio, reivindicó los derechos históricos negados a los pueblos indígenas y denunció la persecución sufrida desde la llegada de los europeos al continente americano, momento en que concluyó una civilización desarrollada en todos los ámbitos del conocimiento; también reflejó la necesidad de la desmilitarización y la justicia social en su país, así como el respeto por la naturaleza y la igualdad para las mujeres.

En 1991 participó en la preparación de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas por parte de las Naciones Unidas. En 1998, fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, y en 2006 participó como embajadora de buena voluntad de la Unesco del gobierno de Óscar Berger. Además, fue mencionada en el Libro Guinness de los récords por ser la ganadora más joven del Nobel y ser la primera indígena en ganar ese premio.

En el año 2003 se involucró con la industria farmacéutica mexicana como presidenta de la compañía Salud para Todos (subsidiaria guatemalteca de las Farmacias Similares, llamadas ahora Farmacias del Doctor Simi), con la finalidad de proveer medicinas genéricas a bajos precios. Desde mayo de 2004, apoya la labor y el compromiso de la fundación Comparte. Apoya su trabajo en América Latina, con el fin de educar en la Cultura de Paz y colaborar en la defensa de los derechos de miles de niños. En 2008, cesa su participación en este sector farmacéutico, quedando fuera del Consejo de Administración de Salud para Todos a partir de diferencias existentes con el dueño de la sociedad, el millonario mexicano Víctor González Torres.

Contradicción biográfica
Parte de la historia biográfica de Roberta Menchú fue descalificada, en el año 1998, por la periodista estadounidense Larry Rohter, quien desestimó y puso en duda la trayectoria de la líder guatemalteca registrada en su autobiografía. Asimismo, en 1999, el antropólogo David Stoll, estudioso de Guatemala, publicó el libro I, “Yo, Rigoberta Menchú, y la historia de todos los pobres guatemaltecos”, donde afirmaba que una parte de la biografía de Menchú era falsa o estaba distorsionada e incorporaba “experiencias que nunca había vivido ella misma”.

En su defensa, Menchú concedió entrevistas a los diarios El País (Madrid) y La Nación, en la que sostuvo que es imperdonable que cualquier individuo, incluso haciendo uso de la ciencia, ofenda la memoria de las víctimas. Se refirió a Stoll, acusándolo de denigrar a su padre, quien murió asesinado el 31 de enero de 1980. “Este señor dice que mi hermano Patrocinio no fue quemado con fósforo blanco, sino que fue ejecutado y arrojado a una fosa común. Tengo la esperanza de que Stoll me facilite sus archivos para saber dónde está el cadáver de mi hermano y darle una sepultura digna”, puntualizó.

No hay comentarios

Dejar una respuesta