\

Como otras enfermedades que desafortunadamente se logra contagiar en pleno periodo de embarazo, el dengue sin duda es un virus de cuidado, debido a que puede generar severas complicaciones fetales durante el estado de la mujer, de tal manera en la actualidad se recomienda un control y exhaustiva prevención medica para evitar tener esta enfermedad, que está claro puede llegar afectar al bebé.
Según un estudio realizado por la doctora Enny S. Paixao , menciona que “una pequeña proporción de la población con dengue tendrá consecuencias más graves, debido a que muchas personas infectadas no desarrollan síntomas o anticuerpos lo suficientemente fuertes, no se puede seguir considerando que el dengue durante el embarazo, si provoca síntomas o  sea benigno” puntualizó. Basado en esto, se considera que el dengue se hace notar con mayor frecuencia en regiones donde existan condiciones de reproducción para el zancudo patas blancas, es decir, criaderos, donde se percibe en gran parte de Sudamérica y el sudeste asiático, y continúa diseminándose, según publica el equipo de Paixao en Lancet Infectious Diseases.
Cabe destacar que hace aproximadamente 6 años, se realizó una revisión sistemática para demostrar que la transmisión de este virus pudiese estar asociada con dificultades fetales, como resultado de la investigación, el equipo concluyó para la fecha que en efecto la infección tiene el potencial de causar la pérdida del embarazo, una vez se hizo estudios utilizando mujeres embarazadas. Los autores no contaron con suficiente información como para realizar un meta-análisis sobre la mortalidad intrauterina, pero sí pudieron detectar la posibilidad de tener un parto prematuro y de dar a luz un bebé con bajo peso. Además dicho análisis demuestra que el virus dependiendo de su grado de afectación podría ser transferido a menor escalada al feto.
Lo más importante es saber cómo tratar esta enfermedad viral, pero no existe un tratamiento especifico, sencillamente se basa en medidas de sostén tanto para la madre como para el bebé, evitando de ese modo complicaciones de mayor envergadura. En casos de dengue hemorrágico el tratamiento se deriva junto a la internación hospitalaria. La administración de fluidos para evitar la deshidratación es la medida terapéutica más importante.
Otro testimonio de relevancia  es el del Dr. Gabriel Carles, procedente de la ciudad de Guayana Francesa, explica que “Mi experiencia en Guayana Francesa respalda estas conclusiones sobre el riesgo de perder el embarazo, tener un parto prematuro o un bebé con bajo peso al nacer y hasta de que sufra muerte intrauterina asociados con las formas sintomáticas”
Es importante señalar que el tipo de dengue más peligroso para una persona en estado de embarazo es el hemorrágico, de tal manera los médicos deben mantener un mayor grado de atención en este punto debido al alto nivel de criticidad que influye en la madre, a fin de controlar y evitar la transmisión vertical del virus.

No hay comentarios

Dejar una respuesta